Palabras actuales de Kurt von Schuschnigg

Kurt von Schuschnigg fue el último canciller de la Austria independiente. Pertenecía a una generación de austriacos leales a los Habsburgo, apegada al sentido del deber y a la moral católica.

Él mismo lo explica así en Ein Requiem in Rot-Weiss-Rot: “¿Por qué nos parecía imposible a mis amigos y a mí transigir con el nacional-socialismo? 1º. Por razones de principio: porque una filosofía estatal y jurídica fundada en Nietzsche como profeta, en la primacía de la fuerza sobre el Derecho, en aniquilar al débil, en santificar todo medio, aún el más reprochable, para conseguir el fin, en proscribir la moral y la ética de las relaciones políticas, en deificar valores terrenales y en descartar al hombre sencillamente normal y sus opiniones, para admitir como únicas categorías las de superhombres e infrahombres, no significaba por fuerza otra cosa que un retroceso”. Defendió la independencia de Austria, pero la amenaza de invasión alemana, junto a la inestabilidad creada por los nacional-socialistas austriacos y el total abandono de Francia, Gran Bretaña e Italia hizo que, finalmente, dimitiera para evitar una guerra civil. Su controvertida dimisión –con su célebre “Que Dios proteja a Austria”- supondría la inmediata descomposición de la pequeña república y la anexión a la Alemania hitleriana. Posteriormente, fue detenido e internado en los campos de Sachsenhausen y Dachau, y liberado en 1945.

Jurista, conservador, monárquico y hombre de principios, Schuschnigg vivió una época extremadamente difícil, en la que las jóvenes se dejaron arrastrar a la forma totalitaria del nacionalismo, la más grosera y demagógica, y a llevar hasta sus últimas consecuencias –esto nos resultará familiar a los españoles- el “menosprecio de lo propio y esperar todo remedio de una prusianización idealizada”. Posiblemente, una de las mejores definiciones de su época es la definición de la corrupción que hace Schuschnigg en uno de sus libros. No la corrupción conocida y puntual, sino la corrupción que sobreviene inexorablemente como efecto de la inversión de los valores y de poner al error en el lugar de la verdad, no solamente en el gobierno de los pueblos, sino en el gobierno que cada hombre realiza sobre sí mismo y las cosas a su cargo. La disociación de la verdad de la libertad, que lleva al hombre y a la sociedad al desquiciamiento y al despotismo:

“¿Qué es corrupción? No sólo la venalidad y la prevaricación grosera. Éstas son aberraciones, bastante graves, pero ciertamente distan mucho de constituir lo peor, si se tiene en cuenta que casi siempre se trata de casos aislados, que pueden repetirse continuamente y dondequiera que actúen criaturas susceptibles de incurrir en flaquezas y miserias; pecados que, como tales, se persiguen y sancionan; excepciones que proscriben el Estado y la opinión pública.
Grave y mortal, en cambio, es que la corrupción como regla se convierta en sistema; es a saber, aquella corrupción que con absoluta seguridad sigue de cerca a toda ausencia de Derecho y de leyes, a todo arbitrio caprichoso, a toda justicia demolida; que reside, sencillamente, en el desprecio a todo derecho objetivo y se traduce en decisión dictada por el antojo y el azar. Todo despotismo sin freno en el gobierno y la administración, toda dependencia política de la jurisprudencia y del poder judicial, toda idolatría de los hombres y de las obras humanas es corrupción en sus pésimas formas” (1).

(1). VON SCHUSCHNIGG, K., Réquiem por Austria, p. 226, Los libros de nuestro tiempo, Barcelona, 1947.

Acerca del autor

Diego Urban

Historiador por temperamento y vocación. Licenciado en Historia por la Universidad de Valencia. Autor del documental "La cruz, el perdón y la gloria" y del libro "¡Arde, Líbano! Guerra, política internacional y facciones en el Líbano (1969-1977)". En 2017 comenzó a publicar el blog Suprahistoria.com


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

DERECHOS DE AUTOR PROTEGIDOS
DERECHOS DE AUTOR PROTEGIDOS
Suprahistoria

Suprahistoria es un blog dedicado a la actualidad y antigüedad histórica de diferentes países y continentes.

Email : info@suprahistoria.com

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies